Lluvias parte del huracan

Llovieron colores
y se unificaron.
La obscuridad
que se extinguió
Se intensifico.
Llovieron sentimientos
Y entre ellos
La patria 
Espada de dos filos
Al orgullo acuchilló.
La prepotencia
simplemente se burlo.
La ira
se manifestó
Al sistema culpó
Y todo a su paso
Destrozó.
La acertividad
aunque sorprendida
Tuvo compasión
Mas solo observó.
Mientras la obscuridad cae
La luz se desplaza
Hacia los destellos.
Esperanza y desasosiego
Dan vuelco a este duelo.
El año en el que la tierra floreció
Y la humanidad se estremeció.

El Camino Sigue…

Se nos va entre los dedos
Esta existencia con esperanza y anhelos
Se nos va sin ni siquiera un adiós entre sueños
Y el camino sigue sin descansar
Como si al pararse el reloj dejara de funcionar.

Se nos va el aliento al opinar y desear
Se nos quita la dicha de odiar y amar
Nos dejas un hueco
difícil de llenar
Y a la vez con memorias
difíciles de olvidar.

Si, se nos va la bondad
difícil de expresar
Remordimiento maldito
Que encadena nuestro pesar.

Perdón exhaustivo
al alacrán ponzoñoso
Cesan las muertes
Cual aguijón extraido

Se nos escapa de las manos
Su existencia se extingue
Se lo llevan de nuestro lado
Y Dios lo recibe.

Aun pidiendo justicia
Aun pidiendo que reviva
El camino sigue
Y su tierna existencia
A pasado a ser divina.