Que navegas
Contra olas del habla
Esquivas razones
Inclusive intercambias
Verdades
Mientras lanzas
Ácidas gotas
Que duelen
Desintegran
Y dejan cicatrices
Que jamas sanaran.


Y tus sueños interrumpidos
Por anclas imaginarias
Ese dolor del quizá
Y si ayer
Y si hoy
Tal vez mañana.


Que emanas
Culpabilidad y remordimientos
Entrelazados.
Ataduras internas
Sin razón de ser
Simplemente
Tratar de entender
Porqué?
Dime viento intocable
Porqué?
Dime agua incontenible
Porqué?…


Con tus alas abiertas
Te sientes tan grande
Navegas los aires.
Pasas la vida
Viendo desde arriba.

Tan solo una piedra
Y una ala rota
Caes en derrota
Y ni siquiera descansas
Peleas sin destino
A ciegas hieres
A esa mano llena de amor.

Porque
Dime viento intocable
Porqué?
Dime agua incontenible
Porqué?
Estrella fugaz
Porqué?
Si solo quería paz
Si solo quería…

Lluvias parte del huracan

Llovieron colores
y se unificaron.
La obscuridad
que se extinguió
Se intensifico.
Llovieron sentimientos
Y entre ellos
La patria 
Espada de dos filos
Al orgullo acuchilló.
La prepotencia
simplemente se burlo.
La ira
se manifestó
Al sistema culpó
Y todo a su paso
Destrozó.
La acertividad
aunque sorprendida
Tuvo compasión
Mas solo observó.
Mientras la obscuridad cae
La luz se desplaza
Hacia los destellos.
Esperanza y desasosiego
Dan vuelco a este duelo.
El año en el que la tierra floreció
Y la humanidad se estremeció.

El Camino Sigue…

Se nos va entre los dedos
Esta existencia con esperanza y anhelos
Se nos va sin ni siquiera un adiós entre sueños
Y el camino sigue sin descansar
Como si al pararse el reloj dejara de funcionar.

Se nos va el aliento al opinar y desear
Se nos quita la dicha de odiar y amar
Nos dejas un hueco
difícil de llenar
Y a la vez con memorias
difíciles de olvidar.

Si, se nos va la bondad
difícil de expresar
Remordimiento maldito
Que encadena nuestro pesar.

Perdón exhaustivo
al alacrán ponzoñoso
Cesan las muertes
Cual aguijón extraido

Se nos escapa de las manos
Su existencia se extingue
Se lo llevan de nuestro lado
Y Dios lo recibe.

Aun pidiendo justicia
Aun pidiendo que reviva
El camino sigue
Y su tierna existencia
A pasado a ser divina.

Silencio Inmaduro

Hoy me exasperé,

Lo sabía.

Lo sentí florecer,

Mas no lo supe detener.

La rigidez estenuante.

El estruendo inconsciente

Hacia la persona inocente.

Aunque razones existían,

Aún así, no fué justificable.

Bajé mi guardia pensando que era fuerte,

Más esta inmadurez inexplicable;

Ni tomando las riendas,

He podido domarla

Claro, ahora me estoy ahogando

En los estragos de mi debilidad.

En mis entrañas, perdón te pido.

Más mi ego, justicia en clamor,

Me dejan paralizada sin poder 

Decir palabra.